Cuando el 24 de junio de 1935 se estrella en Medellín el avión en que viajaba Carlos Gardel, la noticia conmueve al mundo. A la difusión masiva de sus discos, se había sumado desde 1931 la gran repercusión popular de sus películas. Todo ello eclosionó en la gira que había emprendido por Latinoamérica, y que acabaría inesperadamente en Colombia, provocando convocatorias populares nunca antes registradas, y que sólo volverían a registrarse con la aparición de los Beatles.
¿Cuáles fueron las circunstancias que hicieron posible semejante fenómeno? ¿Cómo construyó este artista el tango cantado, música de fusión de definida presencia internacional? ¿Cómo el pequeño inmigrante francés logró sintetizar en la cosmopolita Buenos Aires de comienzos del siglo XX la extraordinaria oferta musical sustentada en las migraciones internacionales y nacionales que se desparramaron por las salas de espectáculos de la ciudad? ¿Cómo se lanzó a la conquista de los principales centros internacionales, y logró imponerse como uno de los grandes referentes del canto popular?

viernes, 28 de enero de 2011

LOS CIEN PEORES TANGOS

Buenos Aires, Proa Editores, 2009

“Enrique Espina Rawson ha cometido el sacrilegio –que pocos tangueros le perdonarán- de introducir el filoso bisturí de su ácido humor en cien letras de tango y canciones criollas que, a su criterio, integran el escogido lote de las peores poesías”.

Así comienza el prólogo de Osvaldo Barsky a “Los cien peores tangos”. Y quizás ésta sea la mejor síntesis en relación al trabajo de Espina Rawson, al menos en cuanto a intenciones se refiere.

Porque el libro, salvo en ocasiones, no alcanza lo que promete. El humor del autor acierta en ocasiones (Abuelito, A la luz del candil, ésta última impagable), pero a la fuerza de repetición se vuelve un tanto previsible. Hubiera faltado una documentación más exhaustiva para que la ironía alcanzara mayor realce. Una pena, porque el libro apuesta a explorar una realidad poco explorada sobre el tango: aquella que remite a la pobreza general de su poética, especialmente en aquellos temas que ahondan en los lugares comunes de percantas, conventillos alumbrados a querosén y muertes en duelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada